Bücker Club

 

 

Bücker ClubEste biplano de origen alemán fue diseñado en el año 1934 como entrenador básico. Su fuselaje es de tubo de acero al cromo molibdeno (soldadura autógena) con elementos de madera y capots de chapa de aleación ligera. La estructura de las alas es de madera y, al igual que el fuselaje, está recubierta de tela. La célula está arriostrada exteriormente por medio de montantes de tubo fuselado de acero al cromo molibdeno y diagonales perfiladas de acero. La primera versión alemana iba equipada con un motor Hirth de 80 CV. Alcanzó un gran éxito y llegó a construirse bajo licencia en cuatro países, entre ellos España.
 
Carl Clemens Bücker fue piloto de la Marina Imperial Alemana durante la Primera Guerra Mundial. Al finalizar la contienda, y debido a la prohibición de fabricar aviones impuesta por los vencedores a Alemania, se fundó en Suecia en el año 1921 la fábrica de aviones Svenska Aero Aktiebolaget, conocida principalmente por su caza J.6 Jaktfalk usado por la aviación escandinava.

En el año 1933 se estableció en Berlín donde creó su propia empresa, Bücker Flugzeugbau GmbH, y comenzó a fabricar los aviones que llevan su nombre, siendo el primero el biplano Bücker 131 "Jungmann", diseñado por el sueco A. J. Andersson y el propio Bücker.

Las primeras Bückers llegaron a España durante la Guerra Civil formando parte de la ayuda alemana al ejército sublevado. Durante la Segunda Guerra Mundial fue el entrenador standard de la Luftwaffe y de la Marina Japonesa.

En España, Construcciones Aeronáuticas S.A. (CASA) construyó bajo licencia unos 500 ejemplares entre 1941 y 1963, la mayoría con motor Tigre de 125 CV a 2.000 r.p.m. fabricado en Barcelona por la casa Elizalde (después ENMASA).

Varias generaciones de pilotos han aprendido a volar con "la Bücker", como es conocida coloquialmente entre los aviadores. Se trata de un biplano que en tierra exige atención y rapidez de reflejos, pero que en el aire es muy dócil y muy maniobrable, fácil de volar y noble, que "avisa" de sus errores a los novatos dándoles la oportunidad de rectificar.

El Real Aeroclub de Málaga dispone de una de estas Bücker Jungman. Se trata de un biplano fabricado en España por Construcciones Aeronáuticas, CASA, bajo la denominación de CASA 1.131-E. Este tipo de avión sirvió como entrenador elemental en la Academia General del Aire durante muchos años. A finales de los 80 dichos entrenadores fueron dados de baja y una gran mayoría fueron a parar al extranjero. El Ejército del Aire cedió un grupo de estas Bücker a la Dirección General de Aviación Civil que las repartió entre aeroclubes y otras instituciones.

La avioneta EC-GIQ, CASA 1.131-E, es un aparato monomotor, biplano, de alas decaladas y en flecha, biplaza, con doble mando y equipado con motor Tigre G. IV-A. De esta avioneta existen dos series diferentes, designadas Serie 1.000 y Serie 2.000. La primera comprende las avionetas número 1.001 a 1.100 y la segunda, las avionetas 2.001 en adelante. Cada avioneta lleva una placa, colocada en la cabina, en la que figura el número de la serie y las limitaciones de utilización impuestas a cada una. La diferencia fundamental entre ellas es que las de la Serie 2.000 tienen fuselajes reforzados, lo que les permite una utilización más amplia.

En 1991, la Dirección General de Aviación Civil dona una Bücker Jungmann al Real Aeroclub de Málaga que, tras proceder a su restauración con un grupo de socios comandados por Rafael R. Liébana, incorpora a la flota del club (1.131 E3B-573 Nº Serie 2192). Tras pasar las preceptivas inspecciones, recibe la matrícula provisional EC-270 que, a la postre, sería sustituida por la actual EC-GIQ.

En la actualidad, algunos miembros del Real Aeroclub de Málaga dedican su tiempo, dinero y esfuerzo a preservar en vuelo esta joya y mantener intacto el espíritu de los pioneros de la Aviación. Las principales aplicaciones de esta avioneta son: escuela, instrucción elemental, acrobacia y turismo.